Logo de Respirar y Meditar Respirar y Meditar

Viajar hacia adentro
Lama en la montaña

Algunos de los secretos más importantes que nos depara la Vida se encuentran viajando hacia adentro…

La memoria

Pongo la radio y está sonando aquella canción que escuché estando de vacaciones el verano pasado o quizás hace 10 años o para los mayores hace 50. Da igual, el fenómeno es el mismo, esa música te transporta, te traslada a aquel momento en el espacio y en el tiempo, con aquella o aquellas personas.

Escuchar esa canción te ha llevado de viaje a otro lugar y otro tiempo que si volvieras a visitarlos físicamente lo más probable es que ya sean diferentes a lo que viviste. Sin embargo, en tu memoria se mantienen tal y como los experimentaste… Estás viajando hacia dentro. Estás viajando por tu memoria.

Los sueños

¿De dónde salen los sueños? ¿Vienen de fuera o de dentro? Claro, en este sentido, cuando digo fuera me refiero a fuera del cerebro y cuando digo dentro me refiero a dentro del cerebro. De este modo, podemos afirmar que cuando viajamos a través de nuestros sueños estamos viajando hacia adentro.

Imaginación

Relegada la imaginación a un segundo plano de las facultades mentales por parte de la psicología durante muchos años, sin embargo, se le reconoce su papel fundamental desde hace unas pocas décadas. Por el contrario, en las tradiciones orientales hace ya miles de años que se considera a la imaginación como un centro clave de la mente humana. Por así decirlo, es el lugar en el que “vemos” todas las ideas procedentes de la mente consciente o de la mente inconsciente. Es ahí, en la imaginación de los arquitectos y urbanistas donde nacen las ciudades y los edificios, es ahí donde vemos a las personas que amamos y donde visualizamos nuestra relación con ellas. Es ahí donde los artistas construyen su arte para luego darle forma material. Toda la obra humana ha pasado por la imaginación de algunos o de muchos seres humanos.

Creatividad

Decimos que tal o cual persona derrocha creatividad. Otros piensan que no son creativos. Pero en realidad todas las personas aplicamos creatividad de una manera u otra para adaptarnos a las condiciones de la vida en permanente cambio.

El resultado de utilizar la creatividad aparece siempre en la imaginación. Cuántas veces hemos dicho “ahora veo la solución” a un problema o a una situación.

A veces las ideas nuevas son producto de la reflexión, otras del intercambio con otras personas y a veces simplemente nacen de procesos de pensamiento inconscientes en nuestro cerebro.

Visualización consciente y recuerdo

Llamamos visualización al proceso mental por el cuál ponemos ideas, principalmente imágenes, en la imaginación y las “vemos” con el ojo mental. Este es un proceso de gran utilidad para viajar hacia adentro. Puedo visualizar una preciosa playa del Mediterráneo o del Caribe, incluso puedo visualizarme viajando por las estrellas. Pero siempre, en todos los casos, serán imágenes que salen de la memoria. Siempre son un recuerdo. Incluso si la visualización comienza porque estoy mirando una foto, tan pronto como cierre los ojos ya será una imagen en mi memoria y la evolución de esa visualización será un proceso de asociación de ideas e imágenes en mi memoria.

Este proceso que todos conocemos en mayor o menor medida me recuerda un experimento que vi en televisión, realizado en algún lugar de California, en el que se invitaba a unos pianistas a tocar cierta pieza musical. Se les instalaban unos electrodos en la cabeza y se les hacía un encefalograma mientras ejecutaban dicha pieza.

Cuando ya habían aprendido la pieza se les invitaba a tocar la pieza, esta vez no sobre el piano, sino sobre una mesa plana. Lo que hacían era mover los dedos y digitar la pieza sobre la mesa recordando mentalmente los sonidos. Al comparar los encefalogramas con y sin piano eran prácticamente iguales. Ese es el poder de la imaginación.

Se atribuye a Gabriel García Márquez la frase “viajar no es sólo viajar, sino la manera de recordarlo para contarlo”.

La meditación

La palabra meditación, “meditation” en inglés se traduce al español en muchas ocasiones como meditación, aunque en español la palabra meditación significa más bien reflexión. Personalmente, me gusta traducir meditation como contemplación. Este es el verbo que utilizaban Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz, decían que estaban o que se habían quedado en contemplación.

Pero ¿qué contemplaban? Decían contemplar a Dios y esto les dejaba completamente absortos en su visión con los ojos cerrados, porque en realidad estaban mirando en su imaginación. Así como la visualización consiste en poner a voluntad, intencionadamente, ideas en la imaginación; en la meditación lo que se provoca es que lo que aparezca en la imaginación no provenga de un proceso consciente, sino inconsciente y, en el caso de los santos mencionados, ellos lo identificaban como estar en comunicación con Dios.

En las tradiciones orientales, la meditación también los llevaba a comunicar con diferentes deidades, pero principalmente, lo más importante, a despertar la capacidad de crear. El carpintero no puede hacer una mesa sin imaginarla y ni tu ni yo podemos decir una palabra que no salga de nuestra imaginación.

Me gusta decir que el proceso creativo termina cuando la idea, la imagen, se construye en la imaginación. Luego, si surge el deseo de materializar esa imagen físicamente y si se concentra la energía emocional, mental y física suficiente podrá llevarse a cabo, podrá materializarse esa creación.

Akademia del Bienestar

La Akademia del Bienestar es el Centro de Formación en el que se aprenden las técnicas que aporta la Física Mental y la manera de utilizarlas para potenciar todas las facultades mentales, todos los talentos con los que realizar una vida feliz y llena de éxito. No dejes de visitar la Akademia del Bienestar.